Blogia
KulturaChupistika

Cine Basura

Cine Basura

               Con toda la parafernalia que se arma con esto de los Multicines o Megacines, pues que les diré, uno se apunta con la pintoresca cantada del “yo también estuve alli, tu que has dicho” o el “a mi, a mi, pregúntenme a mi”. Me fui informal pero arreglado –que en mi pueblo se acostumbra asi (no por el que dirán sino por que asi se acostumbra). Fui con un amigo que, dicho sea de paso, ha paseado su humanidad mas allá del Peñón de San Leganitos –que es lo mismo que decir que ha corrido calles y que ha visto mundo. Ni bien entramos le oigo una relajada aspiración evocadora, seguida de un suspiro de becerro enamorado; y me dice, mientras mira con cariño a unas adolescentes que se componen el maquillaje, “tieeempo que no huelo a gringo”. Agrega, con el tono de quien extraña un pasado de sueños de juventud y solteria, “todo gringolandia huele asi, no vieras”. Lo que es a mí: el olor estándar a ambientador de centro comercial, a frituras y a plastico de estreno, pues ni fi, ni fa, ni fo, ni fu. Pero con todas las aventuras, amores, mas los pelos y señales que me ha referido mi amigo “Paquirrin”, pues eso, que ha de haber tenido su intríngulis vivir en los esteits. Para que comentar despectivamente el filme que allí vimos, si no fue asi ni por las tapas. Nos divertimos como enanos en trampolín; sobre todo porque el arriba firmante es un forofo fanatico de la franquicia “Depredador”, y mi amigo, pues mas de lo mismo. Y que, digo, y es que a uno le cansa tanto sopla-vidrio que le viene a uno con el cuento de que el CINE de verdad verdadera, en resumidas cuentas, no es lo mismo que lo que uno mira en estos centros de entretenimiento masivo, que para esto mismo uno se iba con la comparsa a la Cinemateca y Santas Pascuas, ¿no vé?

               Uno acude a los centros de entretenimiento masivo para descargar tensiones con la carcajada franca y directa, para enternecerse con la última de Pixar, para emocionarse de la manera más simple y elemental con la última cinta de acción y efectos especiales, o, que demonios, a admirar el destape de Megan Fox –que, mal que nos pese, no fue tal-. Pues uno acude a los centros de entretenimiento masivo a  esto mismo, sino me pregunto que tipo de experiencia adicional ultraterrena tendría que esperar un servidor al ver Pirañas en 3-D, joder. Por cierto, próxima a estrenarse en las mejores salas. La cantaleta del cine basura ya aburre y cansa, y no solo porque, frecuentemente, suelen darla tipos con gafas de pasta de carey, alijos y fragancias de boutique clase-mediera y con una inflada opinión de lo poco que asimilaron –y como obligados por ese espíritu de casta que les domina- del libro pasota existencial en boga; sino porque uno ya anda fatigado de que le anden diciendo que música escuchar, que libros leer o que películas ver si uno quiere “ser como la gente”. OK, uno debe convivir en paz con toda la fauna humana y tal, pero el convivio es un reto que debe asumirse bilateralmente. Para que ir al concierto de Fulanito, digo yo, si lo que vamos a hacer es burlarnos o rechiflar la música delante de entusiastas simpatizantes, sonrientes mascotas, sorprendidos ahijados y la santa madre que lo parió. Que no se confunda esto mismo con la tan manida libertad de expresión; pues no es otra cosa que la manera más mierdera de hacer pasar un mal rato a la comarca; es el proceder más pendenciero en tanto pataleo disidente y es la más denostable forma del desprecio al derecho ajeno y al espacio compartido. Y que bonito ha de verse uno, es un suponer mío, con aires de ciudadano del mundo, extendiéndole certificado de validez a las cosas, meando en el tiesto ajeno y marcando paquete que da gusto; en tanto, muy de pasadita, le echamos a perder la posada a toda la vecindad.

            Lo que es el cine basura, tíos, esta muy lejos de exhibirse en los Megas o Multis; pues este tipo de cine, ahora que se ha cerrado –maldita sea- el mítico cine Ebro, no se entremezcla con el cine comercial así solo porque si. Aun así, el cine basura tiene y tendrá sus adeptos (el arriba firmante por ejemplo, ¡Ja!) alrededor del globo, mal que les indigeste a ciertos sopla-vidrio de farándula existencial.

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres